Una sesión de gimnasia y entrenamiento en cuarentena por el coronavirus se convierte en ejercicio sexual. Esta hermosa chica con leggins ajustados provoca a su entrenador de yoga, se deja engañar porque también quería provar su polla. Ambos se calientan y se dejan llevar por el momento follando rico en casa.