Siempre supe que era una pendeja y una puta en la cama. Mi prima venezolana se hace la dormida y me aprovecho para cogérmela. Antes pensaba: Me encantaría oler esa tanga y esa colita, que rico que te quedan los hilitos y la tanguitas primita, le da más hermosura a tu culo te lo levanta delicioso. Después de una seguidilla de fantasear, me dejaste calentito cada vez mejores y más ricos tus tetas. Hermoso culito, pero mejor que este despierta para que te mate a sentones. Ahora que ya me la folle la amo mas.